lunes, 27 de julio de 2009

«LAS GUERRAS DE LA OTAN DEJARON MÁS VÍCTIMAS INOCENTES QUE LA DE GAZA»

«Me gusta Galicia, pero no he venido de vacaciones, sino a mejorar el intercambio con Israel», afirma Raphael Schutz, embajador de Israel en España. «Pensamos que en períodos de crisis hay que buscar nuevos caminos. Israel tiene una economía basada en la tecnología, en la innovación, invierte un 4,7% de su PIB en I+D+i. España es un mercado más grande, sabe más que nosotros de márketing y, además, tiene la ventaja de ser puente a otros países de Sudamérica, lo que en el caso de Galicia tiene una importancia especial.


-¿En qué medida les afectó la crisis? Se dice que son los amos de la banca mundial.

-Son leyendas urbanas.

-¿Lo de la crisis o lo de la banca?

-No, lo de la banca. Israel es un país rico solo en recursos humanos. No tenemos petróleo, aunque nos rodea, y tenemos nuestra crisis. El paro ha aumentado del 7,5 al 9%, lo que quiere decir que no es tan profunda como en España, pero sufrimos como todo el mundo.

-¿Cómo están las relaciones con España después de que un magistrado de la Audiencia Nacional encausase a altos cargos de su país por crímenes de guerra?

-A nivel de Gobierno, estamos en un buen momento. Tenemos un interlocutor muy positivo en la figura del ministro Moratinos, que fue embajador en Israel. Eso me ayuda mucho porque no tengo que explicarle nada. Conoce el mapa político, las complejidades, la idiosincrasia israelí mejor que nadie. En cuanto a lo de la Audiencia Nacional, siempre hemos pensado que, bajo pretexto de la jurisdicción universal, que es un principio noble, hubo un abuso por motivos políticos. Parece que superamos ese momento delicado.

-¿Por qué Israel no ha conseguido nunca la comprensión de Europa?

-Es un tema sobre el que podríamos hacer un seminario.

-Recientemente, la Comisión Europea denunció que la política de asentamientos en Cisjordania estrangulaba la economía palestina y forzaba a sus habitantes a depender más de la asistencia extranjera.

-Los asentamientos son un tema para analizar lo que yo llamo la pereza intelectual. Tenemos una larga historia de conversaciones de paz en la región. Los primeros que llegaron a la mesa de negociaciones fueron los egipcios, con Sadat. Cuando Israel firmó la paz con Egipto en 1979 desmanteló todos sus asentamientos en la península del Sinaí y luego nos retiramos de Gaza en el 2005. Israel ha mostrado que no son un escollo, porque en el momento de la verdad, cuando hubo una situación para avanzar hacia la paz, los desmanteló. Es más difícil y menos popular debatir que el problema radica en otro lugar, como es la falta de voluntad de una parte importante en el mundo árabe y, también la sociedad palestina, para reconocer el derecho del pueblo judío de tener su propio país, Israel.

-¿Algún día reconocerán el Estado palestino y aceptarán compartir Jerusalén?

-En cuanto al Estado palestino, el 80% de la opinión pública israelí apoya la idea. Incluso el primer ministro Netanyahu, que estaba en contra de los dos Estados, ahora lo acepta. Lo de Jerusalén es complicado, pero debo mencionar que dos primeros ministros, Barak en el 2000 y el año pasado Olmert, ofrecieron a los palestinos la devolución de prácticamente todo el territorio y un compromiso en Jerusalén, y lo rechazaron.

-¿La llegada de Obama y su deseo que se siga la hoja de ruta, ha propiciado un cambio de actitud en la política israelí? ¿Hay menos violencia?

-Básicamente, sí. La hoja de ruta incluye el establecimiento de dos Estados, el israelí y el palestino, pero también habla de la necesidad de los palestinos de hacer un esfuerzo para combatir el terrorismo.

-En enero, Israel atacó Gaza y, según soldados israelíes, utilizaron a mujeres y niños como escudos humanos. ¿Tiene algo que ver con sus afirmaciones de que en todas las guerras hay víctimas inocentes?

-Es cierto, no hay guerras de lujo. La más justa es fea. En la Segunda Guerra Mundial, los aliados lucharon contra la Alemania nazi y hubo millones de muertos en ambos lados, pero más en el campo germano. En la guerra ocurren cosas terribles porque en sí misma es un fenómeno terrible. Si necesitamos comparar, en las que participó la OTAN, en los Balcanes o en Afganistán, han caído más víctimas inocentes que en Gaza y nadie ha dicho por este motivo que la guerra no tenía razón de ser.


FUENTE: La Voz de Galicia

viernes, 24 de julio de 2009

"ISRAEL ES UN PAÍS MUY MILITARIZADO, PERO NO MILITARISTA"

Si ser diplomático exige ya de por sí cintura, ser embajador de Israel es para nota. Rafael Schutz, representante del Estado judío en España, recorre estos días Galicia para firmar pactos económicos. Tranquilo y directo, abogó por un diálogo en la igualdad entre israelíes y palestinos.


–¿Qué nexos y proyectos comparten Israel y España?

–Existe un intercambio económico de dos mil millones de euros anuales y en las relaciones políticas tenemos un importante activo en el ministro Moratinos, que al haber sido embajador en Israel conoce la realidad de la zona. Es una situación privilegiada para nuestra relaciones, además guarda siempre posiciones muy equilibradas.

–¿Qué piensa de las críticas de España por la desproporcionada actuación israelí en Gaza?

–Obviamente no estamos de acuerdo con la crítica. Israel no actuó con más fuerza que la OTAN en Yugoslavia o ahora en Afganistán. Tras el acoso sufrido por los lanzamientos constantes de cohetes desde territoro palestino, teníamos no sólo el derecho sino el deber de proteger a la población.

–¿Tenemos estereotipos antisemitas?

–Sin lugar a dudas. Sin ir más lejos en la prensa se publican artículos y viñetas que reflejan prejuicios hacia los judíos. Durante cinco siglos, tras la expulsión en 1492, los españoles no conocieron a ningún judío de carne y hueso, sólo a través de leyendas y tipificaciones. Hay canales para erradicarlos, como la educación y el conocimiento de nuestra cultura.

–¿Dónde está el límite entre criticar al gobierno israelí y caer en el antisemitismo?

–Criticar es legítimo. A veces, voy a admitir, la crítica podría ser merecida. Lo ilegítimo es deslegitimar al gobierno de Israel mediante un vocabulario ideológico que habla de ´colonialismo´, ´genocidio´, ´imperialismo´ sin basarse en hechos.

–¿Cree que no se refleja la parte israelí del conflicto?

–Absolutamente. Sin generalizar, hay periodistas que trasladan sus prejuicios a sus crónicas.

–Pero luego no se permite el acceso a periodistas extranjeros a las zonas en conflicto...

–Esto ocurrió en enero. Fue una medida adoptada como lección aprendida en 2003 en el Líbano por los problemas no ya de índole informativa, sino operativa. Se puede informar honestamente sin estar en el terreno de fuego.

–¿David es ahora Goliat?

–Somos un país fuertemente militarizado, pero no militarista. Hubiéramos preferido vivir como Europa o Costa Rica, pero el acoso de nuestros vecinos nos obliga a tener un ejército. Los israelíes llevamos en el ADN el ´siempre puede ocurrir lo peor´.


FUENTE: Faro de Vigo

"ENTIENDO QUE LA CAUSA PALESTINA DESPIERTE EMPATÍA, PERO NO ANTISEMITISMO"

Invitado por la asociación Amizade con Israel, Raphael Schutz, el embajador israelí en España participó en una charla coloquio en el hotel Os Escudos. Este acto significó el broche final a dos días de intensa actividad diplomática y encuentros con los máximos dirigentes gallegos y vigueses. Con motivo de su visita, analizó la situación de su país para este diario.


Alto, con pequeños y penetrantes ojos azules, Raphael Schutz, el embajador de Israel en España llegó al hall del hotel de Os Escudos con paso firme y decidido. Flanqueado por tres guardaespaldas que lo acompañan a todas partes, Schuz estrechó la mano con fuerza y tomó asiento. Con cambios constantes de postura, pero con la mirada fija, el embajador israelí contestó cada una de las preguntas con naturalidad, sin mostrar el más mínimo efecto ni reacción ante las cuestiones.


¿Cree que el conflicto palestino-israelí tendrá una solución?
En términos generales, creo que sí. Pero hay que reconocer que es un enfrentamiento larguísimo de más de 60 años, no se ha logrado un acuerdo. No caben las actitudes simplistas, posturas frívolas o estereotipos.

¿Se ha sentido alguna vez incomprendido como israelita?
Entiendo que la causa palestina despierte la empatía en mucha gente. Merecen sus derechos en lo personal y como nación. La causa palestina en sí no es una amenaza, ni la consideramos en contra de Israel. Simpatizar con los palestinos no tendría que significar el antisemitismo, y a la inversa. Lo contrario son las opiniones simplistas a las que me refería.

¿En qué punto están las negociaciones?
Esto no empezó ayer. Hay momentos claves en la historia de las negociaciones como el tratado de Oslo, en 1993, al que le siguieron 16 años sin acuerdo; o las conversaciones de Anápolis en 2007, que marcaron un hito en el proceso. Es difícil predecir, pero hay unos puntos innegables: el primer ministro israelí acepta que la solución pase por la creación de un estado palestino, un giro dramático en su postura, que no ha sido valorada en toda su magnitud; un amplio consenso en la sociedad israelí, el 80%, que apoya esta política, al igual que la comunidad internacional; por otro lado, Palestina está dividida entre los que apoyan la negociación y los terroristas. Otro aspecto, es el mundo musulmán que rodea a Israel y no lo reconocen como Estado: el más peligroso Irán, fundamentalista y nuclear.

¿Qué no sacrificarían en el camino hacia la paz?
El denominado derecho de retorno. Israel no aceptará la vuelta de los refugiados palestinos a su Estado, cuando ello supondría un desequilibrio demográfico; podrán hacerlo al futuro Estado palestino. Permitirlo sería lo mismo que negar la existencia de Israel.

¿Identifica la situación palestina con la persecución a los judíos?
Esa identificación es falsa y no refleja la realidad. Creo que es un intento de Europa de lavar la conciencia ante la persecución histórica a los judíos, para decir, ‘ves ellos también lo hacen’.

¿No cree que la violenta defensa israelí genera más odio?
Acepto que cometemos errores, incluso crímenes de guerra, pero eso no es nuestra política y son perseguidos. Pero, interesa recalcarlo por ciertos sectores, como el tema del muro: el 97% es una simple valla, que se levantó para evitar cientos de muertos cada mes. Pero es criticable, mientras una valla para frenar la inmigración, no.

¿Cómo ha sido el recibimiento en Galicia?
Estoy muy satisfecho: primero por la organización de la asociación Amizade con Israel, que programaron estos dos días hasta el último detalle; y después, a nivel institucional han resultado muy provechosas mis reuniones con el alcalde de Vigo y con la presidenta de la Autoridad Portuaria, además hicimos un recorrido por el Puerto. Hablo en plural porque en la agenda me acompañó la delegada comercial de la Embajada y el presidente de la Cámara de comercio.

¿Qué enfoque tuvieron estos encuentros?
Los contactos que mantuvimos se enfocaron al plano económico entre Israel y Galicia, ya que tal y como me manifestó el presidente de Galicia, existe un gran potencial, que toma mayor importancia en tiempos de crisis. A Galicia le corresponde el 5% del volumen de negocio que mantenemos con España, unos cien millones de euros de los 2 mil millones, y nos parece poco.

¿Cuáles son los sectores que más les interesan?
Estamos en el inicio de un proceso de análisis, pero somos países que nos complementamos: Israel tiene el I+D+i más alto del mundo, el 4,7 del PIB, frente al 3 de la UE y al 1 de España; pero es un país pequeño, y España tiene gran capacidad de márketing y nos interesa como plataforma para entrar en la comunidad hispana de América y en Latinoamérica, en este sentido, la influencia de Galicia es fundamental a través de sus organizaciones de emigrantes.

¿Y cuál es el paso a seguir?
Estamos trabajando en sentido práctico, por lo que queremos abrir aquí una sucursal de la Cámara de comercio.



FUENTE:
Atlántico Diario

jueves, 23 de julio de 2009

SECUENCIA DE "LOS FANTASMAS DE GOYA"

ENTREVISTA AL EMBAJADOR DE ISRAEL EN ESPAÑA, RAFAEL SCHUTZ

-¿Cómo son las relaciones entre Israel y España?

-Generalmente, son buenas. Tenemos siempre un diálogo franco, abierto y sin ningún problema y la ventaja de que el ministro de Exteriores sea Moratinos, que conoce muy bien la región. No hay en Europa un ministro de Exteriores que haya sido embajador en Israel.

-¿Cómo trata a Israel la prensa española?

-Hay medios de comunicación que informan de una manera profesional y honesta y otros que están llenos de prejuicios y manipulan los hechos.

-¿Considera que en España no se entiende verdaderamente el conflicto judeo palestino?

-Yo diría que hay una falta de información y de conocimiento. Hay una cierta frivolidad y tendencia a juzgar todo en términos de buenos y malos, de fuerte y débil. No se puede juzgar quién tiene la razón en función de quien tiene el poderío.

-¿Cree que realmente hay "un antisemitismo histórico"?

-Sí. En el Diccionario de la Academia Española figura el término hacer judiadas, muestra del antisemitismo que hay después de cuatro siglos sin judíos. El Gobierno hace esfuerzos contra el antisemitismo pero podría hacer más.

-¿Y en Europa?

-Hay fenómenos de antisemitismo en todos los países pero no todos los gobiernos tienen igual actitud. Alemania ha hecho un proceso de crítica, de conciencia que en otros países no han hecho.

-¿Cree que España tendría que hacer ese ejercicio por haber expulsado a los judíos?

-No sé si por la expulsión, lo que sí sé es que en España hay fenómenos antisemitas que no se permiten en otros países, como viñetas o artículos que aparecen en diarios (El Mundo y El País). Ni en Inglaterra ni en Francia se permitiría.

-¿Cuáles son las condiciones para la paz en Oriente Medio?

-Hay un consenso en que debería haber dos Estados, el de Israel y el Palestino. Debemos exigir al mundo árabe que reconozca la existencia de Israel y que el pueblo judío tiene derecho a su propio país.

-¿Un país que se guía por la la Biblia es democrático?

-Hay países como Francia, donde hay una separación total entre la religión y el Estado, y en el otro polo están las teocracias, la iraní en primer lugar, y en medio hay muchos matices. Israel está mucho más cerca del polo occidental.

-Por eso resulta más chocante.

-Israel no es una teocracia. Cuando digo que es el Estado del pueblo judío no hablo de religión sino de nación, de cultura, de tradición. España cada vez es más laica y sin embargo el día de descanso es el domingo, el día cristiano, porque la mayoría de los españoles son católicos. El estamento religioso tiene mucho poder, pero está muy lejos de una teocracia, los rabinos no pueden dictaminar cómo vivir, qué comer, con quién debo casarme.

-Nunca un presidente norteamericano ha sido tan duro como Obama ante Oriente Medio.

-Eso revela una memoria corta. En 1990 hubo una crisis entre Shamir y Bush padre. Puede haber desacuerdos sin que afecten a la amistad. Más allá de su posición, el presidente Obama se ha declarado comprometido con la seguridad y la existencia de Israel.

-Pide frenar los asentamientos ilegales en los territorios ocupados y la construcción de casas para judíos en Jerusalén Este.

-Sí, y hasta cierto punto estamos de acuerdo. Cuando hubo posibilidades de avanzar en la paz, Israel desmanteló sus asentamientos, en Sinaí y en la Franja de Gaza.

-¿Y están dispuestos a seguir?

-No, lo que quiero decir es que los asentamientos nunca han sido un verdadero escollo para la paz.

-¿Un país que levanta muros de cinco metros no es invivible?

-El 97% del muro es una valla. Hay una valla en Ceuta y Melilla, entre Estados Unidos y México, y prácticamente no suscitan crítica, aunque sean para frenar la inmigración por trabajo. Nuestra valla ha salvado la vida de miles de israelíes. Es el doble rasero, lo que se permite a otros países, a Israel, no.

-¿Por qué unos países pueden tener armas nucleares y otros no?

-Israel nunca ha admitido formalmente poseer armas nucleares. Ninguna potencia nuclear ha llamado a borrar del mapa a un país, pero el presidente de Irán llamó muchas veces a borrar a Israel del mapa. Irán en un caso muy especial, una combinación muy peligrosa de radicalismo religioso y aspiración nuclear.

-Su antecesor obligó al alcalde Oleiros a retirar una campaña contra Sharón en 2004, ¿lo sabe?

-Lo oí hoy y me dijeron que este alcalde se siente amenazado por los servicios secretos de Israel. Yo lo tomo con humor, estoy seguro de que el Mossad tiene objetivos mucho más importantes. Veo cierta paranoia y protagonismo y me permito no tomarlo en serio.


FUENTE: Diario La Opinion de A Coruña

martes, 21 de julio de 2009

VISITA A GALICIA DEL EMBAJADOR DE ISRAEL


CHARLAS-COLOQUIO EN A CORUÑA Y VIGO
“ISRAEL: EL MEDIO ORIENTE”


A Coruña
Intervienen:
Raphael Schutz, Embajador de Israel en España.

Presentan:
Júlio Béjar, socio de AGAI y escritor
Francisco Linares, socio de AGAI y socio del Club Financiero Atlántico.

Día: Miércoles 22 de julio de 2009
Hora: 20:00 horas
Lugar: Club Financiero Atlántico
Avenida Salvador De Madariaga 76


Vigo

Intervienen:
Raphael Schutz, Embajador de Israel en España

Presentan:
Manuel Pérez, ex-Alcalde de Vigo y ex-eurodiputado
Pedro Gómez-Valadés, presidente de AGAI

Día: Jueves 23 de julio de 2009
Hora: 20:00 horas
Lugar: Hotel Los Escudos
Rúa Atlántida 106 en Vigo (Alcabre)